Si te preguntas hacia dónde puede caminar el baloncesto, una opción de respuesta puede ser ver en acción a Thon Maker.

Tiene 18 años y está en el último año de High School (Athlete Institute). Es decir, a punto de llegar a la Universidad. Pero su potencial parece infinito, ya que es tremendamente diferente a todos los demás.

Levanta 216 centímetros del suelo, su físico está aún por formar, a falta de músculo, pero es increíblemente ágil para su altura, tiene un bote extraordinario y sus movimientos con el balón recuerdan mucho a los de un jugador exterior. Puede tirar de tres, también tiene una solvente suspensión tras bote, pasa bien… y además es devastador cerca del aro.

No obstante, lo realmente diferencial de Maker parece que, teniendo ese tamaño, puede comportarse sin dificultad como un jugador exterior. Actuando de cara al aro, poniendo el balón en el suelo y penetrando o lanzando. Y eso, con 2.16, parece incluso utópico.

Los compañeros de Mundo Deportivo recordaban sus condiciones y el portal Bleacher Report también escribió sobre su progresión hace unos meses. Desciende del grupo étnico Dinka, del sur de Sudán, particularmente alto. Su padre supera los 2 metros y su madre llega al 1.90. Además, tiene un hermano (Matur) en 2.10, que también juega a baloncesto. Y sin embargo comenzó jugando… al fútbol.

El joven australiano -de origen sudanés-, es objeto de deseo de todas las Universidades de Estados Unidos. Después de que le veas en acción, sobre una cancha, entenderás rápidamente los motivos. Vídeos de Courtside Films:

Aquí su presencia defensiva:

Un proyecto verdaderamente impresionante.