Nada le detiene. Es un niño más, que ama el baloncesto, que disfruta jugando, driblando, anotando y asistiendo. Con solo cinco años, las ilusiones y los sueños se unen con el objetivo de ser un jugador profesional algún día.

Se llama Jackson Connors y su historia, preciosa historia, nos la acerca el medio estadounidense Bleacher Report

Connors nació sin mano derecha, le encanta jugar al baloncesto y es un gran fan de Kentucky. Esto le ha llevado a practicar en los calentamientos con John Calipari y los Wildcats. El entrenador de Kentucky nos acerca lo que transmite este joven jugador: «He conocido a Jackson desde que nació. Se ve jugando al baloncesto  y su discapacidad no la ve como un obstáculo. Eso es lo que hace que sea tan grande y único».

Jackson juega en Nueva York, en los Steady Buckets y es uno de los mejores de su edad. Se le ve jugar, sonreír, disfrutar… siendo uno más, demostrando que en la vida no hay barreras para hacer lo que uno quiere.

Tiene cinco años y ya es ejemplo para muchos otros. Sueña con jugar en Kentucky. Nosotros tenemos claro que lo hará.

Vean el vídeo y entenderán estas palabras: